viernes, 26 de septiembre de 2008

ZAPATERO RECLAMA EN LA ONU UNA MORATORIA UNIVERSAL DE LA PENA DE MUERTE EN 2015

El presidente del Gobierno, Jose Luís Rodríguez Zapatero, participó este jueves en la sede de Naciones Unidos en Nueva York, donde aprovechó sus 15 minutos de intervención en la 63ª Asamblea General para reclamar una moratoria universal de pena de muerte para 2015 en un discurso en el que, sin embargo, no se olvidó de la crisis económica.

Zapatero habló alto y claro en la sede neoyorquina de Naciones Unidas sobre la pena de muerte. El presidente instó a los países que aún contemplan y aplican la pena capital a que reflexionen sobre el sentido de esa práctica."Quiero convertir 2015 en el año de una moratoria universal de la pena de muerte, como primer paso para conseguir su abolición. Pido a los representantes de los países que aún contemplan la pena capital en sus ordenamientos que apoyen esta medida y que acepten participar en un proceso de reflexión sobre el sentido de este castigo infligido por los Estados", aseguró Zapatero.El Presidente lanzó esta propuesta a la comunidad internacional en una intervención en la que reiteró, además, el compromiso de España de acabar con el hambre en el mundo y cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio, al tiempo en que no se olvidó de hablar de la crisis financiera que azota a los mercados internacionales.

En un discurso que inició recordando los sesenta años de la aprobación de la Declaración de Derechos Humanos, Zapatero urgió a la construcción de "un nuevo orden financiero mundial" que prevenga situaciones como la actual y aseguró que la preocupante situación financiera no debe ser un impedimento ni una excusa en la que esconderse para no alcanzar los Objetivos del Milenio, que obligan a reducir a la mitad la pobreza extrema en 2015."No podemos detenernos. No podemos excusar el incumplimiento de nuestras obligaciones en la situación de los mercados. No podemos escudarnos en las circunstancias para eludir nuestros compromisos", aseguró el Presidente en el acto con el que pone fin a su visita de dos días a Nueva York."Es apremiante ponerse a la tarea de construir un nuevo orden financiero mundial, que prevenga situaciones como las que estamos viviendo; y es apremiante proseguir con determinación en la lucha contra el hambre y la miseria. Hambre y miseria que sufren, inaceptablemente, millones de seres humanos", continuó Zapatero.

Zapatero se refirió con dureza a los factores que han llevado a la situación que viven los mercados internacionales y aseguró que se deben "cuestionar los espacios económicos inmunes a la regulación y a la supervisión pública"."Mi Gobierno se propone contribuir activamente a fraguar este nuevo orden financiero internacional. Promoveremos y respaldaremos un acuerdo que contenga compromisos ciertos de supervisión, transparencia y alerta temprana de las instituciones nacionales", indicó el Presidente, quien aprovechó su intervención para defender el multilateralismo como "la única forma para España de concebir el orden internacional", motivo por el que se refirió una vez más a su propuesta de la Alianza de Civilizaciones.

En ese sentido, Zapatero destacó el valor de Naciones Unidas como escenario idóneo para que "el diálogo y el entendimiento sobre valores comunes, respetuosos de la diversidad, se eleven sobre la intolerancia y el fundamentalismo"."Necesitamos concertación y no unilateralismo. Necesitamos diálogo político permanente y no ceder a viejas tentaciones de nuevas guerras frías. Necesitamos Naciones Unidas", concluyó el Presidente, quien horas antes había mantenido encuentros con el filántropo Bill Gates, el cantante Bono y la presidenta de Argentina, Cristina Fernández.